martes, 8 de septiembre de 2009

“Cuentos maxilentos” de José Gregorio Salcedo


De reciente publicación por Fundación Editorial el perro y la rana (2009)

La sombra


Hace cincuenta años, un hombre exageradamente común vivía el profundo tormento de encontrarse en cada uno de los rincones a alguien parecido a él. Investigaba y chequeaba casi todos los periódicos del mundo, en las gráficas, las portadas, con mucha regularidad aparecían sus idénticos personajes.
Era tanto el suplicio, que en cada hogar que visitaba también encontraba una bendita fotografía con sus rasgos, “era impresionante” –se repetía, “se parece a mi difunto esposo”, -decía la más vieja de la casa.
Llegaron a pasarle muchas cosas.
Su novia lo dejó por otro con las mismas características.
Se le perdió su cédula de identidad, fue a buscarla a la oficina central. Sorprendido quedó al ver que había otra persona con su número y de paso oficialmente fallecida.
Llamó a su antiguo hogar en donde pasó su niñez, él mismo se atendió, pero se asustó tanto que colgó.
Pasaron muchos incidentes, alguien le contó con mucha seguridad, que los clones errantes no existían, pero que todo hombre tiene su “medio-par”. Él no quedó muy convencido de eso.
Pudo llegar a intuir que su parecido con la mayoría de las personas con las que se había topado no se quedaba en mera coincidencia y que sólo podía deducir, sin poder explicarlo, que en algún momento de su otra vida, le había correspondido ser la sombra de todas ellas.
Cuando se le encendió esa brillante idea en su mente, sintió desaparecerse lentamente de la superficie de la tierra.
Contacto: mileibyhernandez@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada