miércoles, 6 de enero de 2010

sábado, 19 de septiembre de 2009

Poemas de Mileiby Hernández Méndez


SOY
lluvia
mujer y magia
atravieso huesos
y me voy.
En el conjuro doy vueltas
y en una copa de cristal
te entregas.
Traigo los pájaros de la noche
en mi mano izquierda
y los pájaros del día
en la derecha.

Con placer hago pacto en el bosque
y me bautizo en la sangre del paraíso.


VEN
sólo con tu espíritu
y sube.

Bésame en medio de estos árboles
lleno de un oculto deseo
con todos tus grandes gestos
con ese sabor de agua en los labios
arráncame
deshójame con placer.

Ven sobre todas las cosas
y pasa tu mano
donde mi don de fiera se levante
y cálmalo misteriosamente con tu piel.

Ven
ahógame en ti
y déjame correr
porque siento la noche oscilando en mis sueños.

Ven
despacio
y con el alma fragmentada
para que instintivamente
no hay divergencia de tiempo
ni diferencia alguna de verbo entre los dos.

AHORA
que arremetes contra la noche de mi espíritu
mientras te pienso en la ciudad hay incendio.

Ahora que dominas el recuerdo y las calles son eternidad.

Porque eres carne. Porque eres tinta que derrama.
Porque eres hueso que se rompe en los amaneceres.
Porque eres palabra y océano perdido
Porque eres misterio y cambias con las nubes.
Porque eres tiempo y vigilia y lenguaje.
Porque eres infancia y música entre mis manos que escriben.
Porque eres sorbo y mis labios te esperan.
Porque apareces en mis sombras dormido
Porque eres mar que mira desde el fondo.
Porque eres hoy y el tiempo no corre ni transita por mi cuerpo.
Y eres aire que toca y me baña y voz que no llega
candelazo que azota y muerde.
Porque eres reliquia y plegaria y fuego
y alquimia que mancha y aroma de clavos
incienso que brota de lo más sagrado.
Porque eres línea y página y número cardinal y caballero andante.
Porque eres historia y tu nombre se pega a mis huesos
y eres licor y copa dormida en mis adentros.
Porque eres estrago y magnitud.
Porque eres hombre.



LA
doble noche ladra tras los matorrales.

Llena de frío se ausenta
y llena de humo se esconde.

Me habla de la lluvia que se acerca
de la alquimia que sorprende a tu mirada
y del misterio de mi casa.
Me habla de la angustia
y el desierto de tu boca.
del espíritu y la luz de su secreto.

Me dice de la tierra de mi padre
del amor infinito y la palabra.
Del principio gallardo en mis ancestros
y el tiempo de tus soledades.
Me dice del espacio y el recuerdo
de trópicos y mares.

Me cuenta de tu carne estremecida
del hechizo y el fuego de la tarde.
De tu nombre –bíblico por cierto-
y sus andanzas.
Del encuentro y los viajes siderales.

La doble noche me espera.

Pintura sobre tela de Guy DELAROQUE » STA50-9-1
Poemas del libro inédito La doble noche nos habla.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Poemas de Juan Suárez Hermoso




Esta tarde vi llover
Nostalgia
he perdido tu amor y no sé en qué vereda
en qué agua revuelta de este pueblo
Nostalgia
entro a un desierto sin más arena que tu rastro
Nostalgia
paso por la ventana a un amanecer
sólo nos queda
allá a lo lejos
la imagen de un hombre que amó.

Adiós se fue toda ilusión
Sólo el recuerdo tuyo vive en mí
Eres la única razón vibrando en el cuerpo
sin más música que un mundo en la tormenta
Cuánto me cuesta vivir
en mi vida de caminante te amo por entre una vereda oscura.

Amor
llorar es poco para mí.

Como si fuera esta noche la última vez
Yo sé que no he sido uno más en tus labios
sólo estoy confundido en tus ojos
el mágico brillo de la fotografía
ese momento no lo borra el silencio
te veo correr buscando el amor
atravesar el llano y perderte en lo infinito de mis ansias.
No me cortes el tiempo
mis palabras no salen.

Deja beber el sujetar tranquilo de los ojos
No son cortos los pasos del viajero
por entre la aventura se llena su memoria
ve pocas cosas bellas
como doblar la esquina de una ciudad.

Como viajero cada pueblo se parece a mi pueblo
con sus pájaros de hierro cruzando el cielo.
En todas partes hay un sitio para los buitres.

Todo esto he visto
he caminado poco y me confieso.
Como una piedra más me quedaré en este río.

Pintura de Dawn Price La Canción de los días.


Poemas tomados de la Antología Poética de Nuevo Tramo. Los poetas en el teatro. (2004)

jueves, 17 de septiembre de 2009

Poemas de Francisco Javier Frías Vilera


Confío irremediablemente

Confío irremediablemente
en la orientación de las aves
poseen un norte preciso
esperé pacientemente su regreso
deben traer consigo un trozo de esperanza
reflejado en sus ojos.



Aunque mi rostro no exista

Aunque mi rostro no exista
mis pensamientos serán mil palabras
no me dirás que no te enteraste.

Infinitamente

Infinitamente serás la línea
que suele diferenciar
las estrellas de la noche.

Te seduje
confundiéndose nuestras manos
en una agonía cubierta de sábanas.

Mi corazón es el guardián

Mi corazón
es el guardián de tu mirada
se encuentra de espaldas
a la noche
y desprende las entrañas
que tratan de ocultarte.

De nada sirve

De nada sirve olvidar el pasado
en algún lugar de la memoria
la tendríamos
saturada
para siempre.

Tu forma de ser

Conocí tu forma de ser
cada milímetro de tu cuerpo
me pertenece
has embrujado a todos
con tu mirada rasgada de inocencia
y nadie pudo enlazar
la noche de sortilegios que amamos.


Pintura de Dawn Price
Pájaro de la noche


Tomados del libro El tejedor de sueños "Sólo presagios". Fondo Editorial IPASME (2006). Premio XIII Concurso Anual de Literatura IPASME.

"Epístolas de la Tarde" de Sarita Medina López





Villa de San Carlos de Austria
30 de septiembre de 1992


Karlo:

Hoy no tengo el manto de mis delicadas pieles que acariciaste la otra noche, ni sostengo en mi boca el verso sedoso y blanco que me escuchaste; de seguro hoy no lanzaría mis brazos de virgen hasta la inquietante invitación de los tuyos y a la irresistible llama de tu boca.

No tengo en este momento las tibias palpitaciones que te fascinaron, ni los apenas perceptibles perfumes que retuviste con tus besos. Soy ira irremediable, no sientes acaso el calor de mis ráfagas enfurecidas?, no soy todos aquellos niños, con hiel he untado mis pies que has sostenido con tus manos enloquecidas.

Es el miedo de no verte, Karlo, que maléfico me posee y lanzo zarpasos por las calles y quiero, cual catástrofe, arrasar con esta Villa, hasta acabar con el último vestigio de tu ausencia. Es el miedo a que te quedes en la maraña terrible de la desesperación sin saber cuánto te amo.


Ven a devolverme mis dulzuras


Isabel


Medina López, Sara. (1993). Asociación de Escritores del Estado Cojedes. Colección Experimental, Número 02.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Poema inédito de José Daniel Suárez Hermoso "A mi manera o la tuya"



Rómpeme el corazón y temblará este pueblo una vez más
andaré despierto con la brújula de tus manos
y poblaré las calles con el humo de mis cigarros
y amándote yo pasaré con un viento endiosado en el alma.

Rompe esta guitarra
y haré una serenata con mis palabras.

Necesito estar roto
la vida golpea todo el amor que tengo
rómpeme una vez más
y tendrás versos para la noche
y los presagios irán poblando esta casa.

Rómpeme
rómpeme el corazón y temblaremos
a mi manera o a la tuya
amor así, grande como tú dices
¿Qué has hecho con mi vida?

Me has hechizado
tus palabras hacen la firmeza de mis labios
imagino y te recuerdo amor
tu nombre es así
como el mundo removido por una tempestad
como el mundo escondido y encontrado en nosotros
a mi manera o a la tuya
ámame
de un salto, de un sólo intento
ámame amor porque busco escaparme de todo lo vivido.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Poemas de Isaías Medina López



Noche final de las casas
de vender amor


A José Daniel Suárez


Bohemio la noche entera
estuve entre las casas de vender amor
mirando sus mujeres comprar los cosméticos del embrujo
Yo las escuché revivir las largas cuitas de su nostalgia
y mis oídos respiraron cada palabra desde mil bocas
los temblores hondos de ser quienes fueron
Las veía blancas en la lluvia
azules en los puñales de la querencia
Yo verdaderamente me quedé a contemplar
las esperadas caídas de aquellas casas de vender amor
las mudanzas de los tejados hacia otros mundos
las trampas del azar mezquino de la noche

Un viejo reinado que se aferra a los sentidos
Una lápida de sueños entre San Carlos y yo.



De cuando sorprendí a Isaura
dignamente
trajeada como una flor

Más liebre que pájaro
treparé en tus senos
las colinas de San Carlos
lento iré de las faldas a la cima

Y morderé obediente los arbustos
que me acercan al otro cielo de las leyendas
más pájaro que leopardo
cantaré en tu nombre
Isaura
el anhelo salvaje
mi pequeña eternidad.


Lecciones de gramática esperando
a Isaura
y leyendo un pesado diccionario
de sortilegios y poemas
dedicados al despecho

Vivir
truco de magia consistente en rescatar cada mañana
nuestro cuerpo de las tinieblas

Soñar
Acción exactamente inversa a las realidades del espejo

Espejo
Instrumento de tortura
que los suicidas compran para luego envenenarse

Anochecer
Técnica de convertirse uno en noche oscura
cuando acechan los enemigos

Amar
Arte de eludir a cualquier mujer
que no sea Isaura


Escrito con esmalte sobre oscuro
Navidad en círculos de fiebre 1991

He caminado entre promesas movedizas
y tratado en vano
de lavar mi nombre de las sombras

He mentido
porque nadie tolera a un poeta que no miente

He visto las ilusiones
pasar del bosque a los desiertos

Pese a mis esfuerzos aún sigo siendo yo

No sé cuál castigo Isaura paga
cuando me besa.

Tomados del libro Isaura: De la medianoche a la repentina ausencia. Fondo Editorial Teatro de Venezuela. San Carlos, Cojedes, 2005.

"La flama de la vida" de Luis Enrique Frías Vilera




A mi madre





Tenías que haberla conocido. Se sentaba y sólo con la mirada, lo ordenaba todo. Mirada pardiza. Penetrante. Como si te abriera el alma. Como si un gran ojo te observara. Tenías que haberla conocido. Recuerdo el día de la llegada de papá. No dijo palabra alguna, a pesar del tiempo alejado de casa. Y me regañabas. Con tu mirada de latigazo, partiéndome el alma... de la duda... de la confusión. Te dije que podía ser peligroso. Tú insistías con tu mirada. Mirada recalcitrante. Que quemaba. Tú insistías. Que eran insensateces mías. Esa manía tuya de buscar cosas. Desde aquella vez en la playa. Tus ojos se quedaron fijos en el caracol. Te preguntabas si podía darte respuesta a la vida. Te lo dije. Pero tú insistías con la mirada. La primera vez, siendo todavía una niña. Era el día de las ánimas. La tarde cayó como un relámpago. Y mi sorpresa, ver la redondez de las arepas que salían de tus manos. Y la tuya, ver los números que salían en ellas, para jugarlos en el azar. Después de comer me enviabas a la casona. Sigo recordándola. Sus inmensas puertas que llegaban al cielo. Sus ventanales, confidentes silenciosos de amoríos y serenatas. El zaguán, que nos decía los pasos infinitos que tiene la vida. Al traspasarlo, aparecía la doña. Su pelo, desteñido por el tiempo, dejaba ver una solitaria sonrisa maternal. Toma el tobo. Ve al traspatio y le das de comer a las gallinas. Era inmenso. Entraba al gallinero. Metía las manos en el tobo, y comenzaba a regar el maíz. Sin darme cuenta, todas la gallináceas comenzaban a rodearme. En el fondo, la flama aparecía. Se movía de una esquina a otra del traspatio. Se me sumergían los vellos. Poco a poco colocaba el tobo en el suelo. Sentía una pesadez en la pantaleta. Salía del gallinero y me iba corriendo hacia adentro. Te lo conté y no me hiciste caso. No volví a la casona. Siendo adulta, me insistías con tu mirada, que volviera. Decías que el miedo que sentías cuando pequeña, era circunstancial. Que me diera valor. Las penas se aliviarían. Al llegar al traspatio, de nuevo apareció la flama. Te lo conté de nuevo. En el fondo, de una esquina a otra se movía. Te entusiasmaste. Me dijiste que era un entierro, que donde se detuviera la flama, estaba el baúl repleto de dinero. Y tu mirada se hizo insistente. Desentiérralo. Desentiérralo. Esa palabra todavía truena como fogonazo en mi memoria. A la media noche. Teien que ser a la media noche. Ya eres mayor de edad. No hay nada que te lo impida. Tomé el valor por asalto. Comencé a sacarlo. Los brazos y las manos, buscaban un segundo aire, por el cansancio. Pero seguía apartando la tierra, como si le arrancara una parte al mundo. Brazada y brazada. La transpiración era un río desahuciado. Seguía. Hasta que por fin apareció. El baúl semejaba olores atávicos. Me ayudaste a levantarlo. Nos dirigimos a la casa. Nadie nos vio. Lo colocamos en la mesa y te dispusiste a abrirlo. Un resplandor nos cegó por momentos. Había tantas monedas de oro, que alcanzaban para saciar toda la avaricia del mundo. Tus ojos brillaron, en un istante, como nunca en la vida. Pero se te olvidó algo... Madre... Las misas. Había que hacerle las misas al difunto. Para qué las misas. Con tanto dinero no era necesario. Ahora ando de traspatio en traspatio, con esa flama que me quema, esperando que alguien haga las mías. Amén.



Cuento tomado de Relatos de la Otredad. Antología de la narrativa fantasmal cojedeña. Prólogo, selección y notas de Isaías Medina López y Duglas Moreno. Unellez - San Carlos. 2004.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Poema de Héctor Alonso Ochoa López "Los ojos de Sevilla"


No por la ciudad, sino por ti.
Para Yesenia,
los ojos más bellos de la historia.



Estaba ciego,
hasta que tú a quemarropa encendiste
y fortaleciste mi espíritu
cristiano del alma, que ahoga las lágrimas
para pronunciar las palabras veraces y austeras
que se clavan como garfios en las almas
las arrancan para siempre del pecado
con un guiño de ojos
con el parpadeo roce de otras manos
con el aliento de otras bocas
Como sea...
Uno no se cansa jamás de cambiar
desde el primer día de la creación
la fuerza de la vida sopla sin espanto
Ante tus ojos Sevillana, un perro de fuego corre
hacia las soledades de mi alma
mi corazón dejó de llamar vanamente en sus adentros
regocijando en su extravío
pequeños y lustrosos pájaros se alejan
una nube pasa de un lado a otro de la muerte
ante tus ojos Sevillana
mis palabras se convierten en un puñado de nombres
pero existo, soy inmortal.



Del libro Besos en blanco y negro. (2004)

martes, 8 de septiembre de 2009

“Cuentos maxilentos” de José Gregorio Salcedo


De reciente publicación por Fundación Editorial el perro y la rana (2009)

La sombra


Hace cincuenta años, un hombre exageradamente común vivía el profundo tormento de encontrarse en cada uno de los rincones a alguien parecido a él. Investigaba y chequeaba casi todos los periódicos del mundo, en las gráficas, las portadas, con mucha regularidad aparecían sus idénticos personajes.
Era tanto el suplicio, que en cada hogar que visitaba también encontraba una bendita fotografía con sus rasgos, “era impresionante” –se repetía, “se parece a mi difunto esposo”, -decía la más vieja de la casa.
Llegaron a pasarle muchas cosas.
Su novia lo dejó por otro con las mismas características.
Se le perdió su cédula de identidad, fue a buscarla a la oficina central. Sorprendido quedó al ver que había otra persona con su número y de paso oficialmente fallecida.
Llamó a su antiguo hogar en donde pasó su niñez, él mismo se atendió, pero se asustó tanto que colgó.
Pasaron muchos incidentes, alguien le contó con mucha seguridad, que los clones errantes no existían, pero que todo hombre tiene su “medio-par”. Él no quedó muy convencido de eso.
Pudo llegar a intuir que su parecido con la mayoría de las personas con las que se había topado no se quedaba en mera coincidencia y que sólo podía deducir, sin poder explicarlo, que en algún momento de su otra vida, le había correspondido ser la sombra de todas ellas.
Cuando se le encendió esa brillante idea en su mente, sintió desaparecerse lentamente de la superficie de la tierra.
Contacto: mileibyhernandez@hotmail.com

sábado, 29 de agosto de 2009

Poema de José Antonio Miranda "Niña-pájaro"







Si me dejas
te canto.
Héctor Alonso Ochoa

Eres la niña-pájaro de los sueños
dormido fabrico cielos para tus alas
bosques infinitos para tu vuelo
y otros inventos de paisaje.

Alada princesa de los vientos
danza sobre mis ojos
tu furia de sonrisa
tus movimientos de océano y de isla
de piel emplumada
de canción
Un viaje frutal tu cuerpo
de Palabras
de arcoiris
es tu especie
y como el sueño de los sueños
Viajas siempre
por todos los rincones
de este poema.

martes, 25 de agosto de 2009

Delirio y paradoja en "Para no morir del todo" de Faver Páez

Por José Daniel Suárez Hermoso







Siempre se preguntó de qué manera la muerte
le ocurría un día en que, por descuido,
dejara los ojos abiertos ante un paisaje
o se diera la vuelta para admirar un rostro.
Alfredo Villanueva

Faver Páez se hace evocación y autobiografía; vigilia y delirio, como si la imagen poética fuera la permanencia de los días, esas ligeras apreciaciones de las cuales difícilmente salimos. Fronteras que hacen profundas tautologías en las relaciones de las causas humanas.

PARA NO MORIR DEL TODO, libro por demás esperado, consagrado al celebratorio de ser voz, antes que palabra o rasgo. Existe en él un cultivo profundo del verso libre como orquestación idiomática del poema. Versos que navegan en las fuentes creadoras de la modernidad de la poética iberoamericana: Manuel Bandeira y Octavio Paz, paradigmas enunciativos del texto. Pasajes obligados en las diversas interrogantes que el humano vivir ofrece en los laberintos de la vigilia, el deseo y el delirio como paradigma.

Todas sus temáticas proceden de las interrogantes que el mundo abordable de la bohemia nos deja: rasgos de Pedro Flores, Jaramillo, Infante y Solís, están presentes subtextualmente. Como ese "La vida no vale nada" de Pedro Infante.

Faver Páez expresa en su ars poética muy personal, la milagrosa paradoja de fijar las imágenes en el tiempo. Tal vez la poesía sea la piedra de salvación, ese lugar flotante que nos devuelve la capacidad de soñar y al mismo tiempo (co-celebrar), que dentro del mundo de las sombras está la utopía de no morir del todo.

Esa versatilidad, el hecho de salir de las sombras. Tomasa Ochoa nos dice: "Eso somos después tos/una sombra". Y no morir del todo sería entonces vencer las sombras o unirse a ellas para hacerse más grandes. Tales son las contradicciones del "Simple y complicado vivir" como dijera Juan Sánchez Peláez. La concepción poética está fundamentada en la libertad que tiene la poesía de expresarse en el limbo de la otra orquestación idiomática y la paradoja del vivir estaría en la permanencia de lo lúdico. Poesía: "Calidad de lo humano para esa necesidad humana" en la expresión de Rodolfo Moleiro. Poesía desafiante en el laberinto de las desprevenidas utopías en labios de Bandeira.

A Faver Páez hacía días que la poesía lo rondaba y al final alcanzó su rosa de los vientos: poesía afortunada en los labios de Octavio Paz.

Todo tránsito de la muerte tiene sus laberintos: la presenia y la ausencia. ese dejar, damos en ofrenda y ser un asceta ahuecando la metafísica de la razón poética.

Quien quiere esta distancia/y este caballo loco
le regalo ambas cosas/y otras más/las he
cargado conmigo/demasiado tiempo.

Para Faver, tránsito es viaje, particularidad y fragmentación.

para donde voy ya no me sirven/quién quiere estos
huesos amarillos/quién.

El poeta se encuentra con el mito. Tal vez estos huesos amarillos sean la imagen anticipada de la realidad. Un Caronte que se desplaza por el río de la vida, sin artificio, sólo con la ausencia y la vigilia como realidad posible en lo que sería el imperio de la noche. Para él todo tránsito es doloroso, sobre todo el del decurso inevitable de los días: esas complementariedades de la razón, sin las trampas cotidianas de la virtualidad.

mis amigos no cantan/quizás el sábado/lloren en su silencio.

Quien celebra llora la ausencia, sueña la soledad en las particularidades de la posteridad. "Contigo y sintigo": como dijera el escritor puertorriqueño José Luis Ramos Escobar, o "aquello que estando dentro de mí, en la distancia, me hace doler" en voz de Fernando Pessoa.

Las formas o el fruto boreal de los días también son razón del azar desmedido y cruel. Pero si la naturaleza lo martiriza, en el hecho mismo de decidirse a asumir una sobrenaturaleza, ésta se mistifica: tal es el caso de la piedra como concepto, como voz, como paradigma y, por qué no decirlo, paradoja.

Amanezco/del lado más dulce de la piedra.

La piedra, al ser interrogante, es angustia, una amargura inesperada desde el día inicial. Sin embargo no se niega, afronta su realidad, su convexidad, amanecer del lado más dulce, buscar aquel lado que no interrogue. ¿Hasta qué punto la piedra es una interrogante que descansa en nosotros, profundas e interminables angustias?

En PARA NO MORIR DEL TODO, encontramos poemas que son un largo monólogo interior: el sentimiento de evocación, el sueño de lo humano. Una realidad social y doliente, en expresión de don Miguel de Unamuno.

Una larga calle/con una iglesia/al fondo y en el centro/un niño/solitario/1920.

Imagen doliente, expuesta a la manera de George Oppen. Debe ser el cuerpo, el espejo, el lugar donde la sombra se refugia para atormentarnos en los laberintos de la ausencia.

Tócate el cuerpo/en la mañana/y sabrás/cuanto pesa/una noche.

Faver Páez es un poeta del new romance por creer en la noche y fortalecer su imperio. Novalis, Goethe y los modernistas venezolanos de comienzos del siglo XX: Paz Castillo, Rojas Guardia y Gerbasi, en senda al creacionismo son sus paradigmas. La noche es lugar común, ese punto de partida, ese lugar inicial del ser romántico.

La muerte/debe pesar/como un millón/de noches juntas.

Para él la noche es muerte, sueño profundo, vigilia y delirio, y pudiera afirmarse que hay un miedo a la noche, un miedo a no despertar. Miedo a la manera de Goethe: "Porque para dormir tengo toda la eternidad". En el mundo de lo romántico, la noche de la eternidad no es impredecible, pero sí esperada.

Escribo un poema/en la mañana/para lavar las ruinas/de la noche.

En el mundo de lo romántico, sólo la poesía nos salva de la noche o nos condena por el ejercicio de la orquestación idiomática.

Mi cuerpo trasnochado/cruza adormecido/la avenida/y le saluda/desde lejos.

Y sin embargo, en todos los laberintos de la noche está el delirio: cambiar la realidad, reinventarla para soportar la ausencia. Para él la noche es vigilia de la muerte, llegar a la mudez, a lo inexplicable.

Los días que me restan están en la memoria/de la piedras.

Al asumir la vida como un artificio tratamos de escondernos en la otra realidad. D.H. Lawrence nos dice: "No busques nada, nada que no sea la verdad". ¿Hasta qué punto soy yo un gran mentiroso?, Faver Páez habla con su voz queda.

Quien va a sbaer/que tú y yo somos mentira.

Y salta inesperadamente al realismo lúdico, romántico tal vez.

Nadie ama así/como nosotros
full bandera/a borrachera tibia.

El poeta viaja del día a la noche, creando lugares, geografías, artificios.

El vaso vacío/al lado de la cama/recoge las gotas de la noche.

Él vuela con el aire oculto de cada noche creando lugares separables.

Tú duermes/tan hermosa/mientras yo escucho alucinado el gotear del misterio.

Definitivamente encuentra el mundo del delirio, se refugia en su canto nocturno, hasta ser esencia para el ejercicio inevitable de la bohemia.

No vale nada/la vida.
A la manera de Solís, Infante o Negrete, el bolero es concebido como un ejercicio de nocturnos en la imagen poética. Para él la temporalidad es un lugar firme, ligero y versátil. Particularidad del tiempo, concepción relativa de la vida.

Miro una tarde/de otro tiempo.

¿Cuál sería la tesitura de la alegría en esta concepción poética del delirio? André Bretón afirma: "No concibo la alegría sino como una entrada del aire al espítitu". Para Faver Páez, la alegría está en el otro extremo. Está en la naturaleza a la manera del Romanticismo, él se refugia en el mundo de afuera:

Cuando el árbol/más joven de la plaza/lanza sus ramas en el viento/la alegría llega muy lejos.

Un concepto de alegría como aire al espíritu. Él persigue esta alegría con lentitud. En la muerte se deja ver esa gran utopía de la percepción formal del mundo interior. Cuando la muerte es vigilia (se deja ver) dice Cervantes en boca del Quijote, la muerte expuesta es parsimonia y contemplación. Ella lo contamina en su tránsito, es una muerte que se deja ver.

Estoy como otras veces/asomado a la muerte.

Una sobre realidad que el poeta no explica y que se manifiesta como imagen en secreto, una muerte expuesta a la manera de Boggio, una muerte renacentista, indomable y lentamente cruel.

Quisiera entonces/tenderme a soñar bajo los ojos/de la
mujer que amo/tal vez así mis muertos/me inviten a su reino/y a su olvido.

La muerte se nos muere en el mundo de los imposibles. Esa expresión lírica que se profundiza cual un río innegable en lo más profundo de lo humano. Toda muerte es tránsito de lo revelable y toda revelación, seguimiento de las causas humanas que descubrimos en los laberintos de la mortalidad.

Revelación/que me abruma/hasta el agotamiento/y el delirio.

Toda revelación es luz, así como el paraíso secreto de las imágenes.

Mirar/la materia oscura/de la luz
Calladamente busco/mi lugar secreto
Abro la puerta/del misterio.

Él retoma la hidalguía como lenguaje de la muerte, como razón de esperanza: "Nadie tiene más esperanzas que el que lo apuesta todo" decía Julio Flórez.

Mi padre/lo jugó todo/a los dados/pero guardó/el orgullo
y eso después/se lo apostó/a la muerte.

En el lenguaje de la muerte encontramos una imagen de soberbia y desafío, sin embargo está el laberinto de lo aceptable.

Y de pronto/una estatua nos dice/que hasta/la piedra
muere.

Para el poeta, la muerte es un pensamiento, un sentimiento que se desplaza en diversas direcciones pero sumergido en las interrogantes.

¿Qué han hecho de mis muertos/los aires de la muerte?
Un pequeño caballo/de crines melodiosas/posa en mi pecho.
Algunas noches/galopa suavemente/y me enfermo de infancia.
Una paloma solitaria cruza/hacia los aires/del misterio.
Son estas manos/tan abandonadas/con las que quisiera/retenerte poesía.
Cómo pesa/la palabra olvido.


Tomado del libro: Antología ensayada de la poesía postmoderna cojedeña del siglo XXI (2007). Fondo Editorial Teatro de Venezuela. Colección Los poetas en el Teatro. Escuela Regional de Teatro del Estado Cojedes.

FAVER PÁEZ nace en San Carlos (1940). Poeta e investigador de las Ciencias Sociales; licenciado en Historia egresado de la Universidad central de Venezuela, con Maestría en Historia de Europa, por la Universidad de Londres. Ha publicado textos literarios en revistas y periódicos nacionales e internacionales. PARA NO MORIR DEL TODO, Editorial Predios, 1999, publica la compilación de sus textos poéticos; el resto de su obra literaria se mantiene en imprenta y será editado por la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo, donde cumple labores docentes como profesor titular.

Poemas de Onías Gustavo Sánchez Barrios












Amor de piel
Soy el minotauro
ese que añoras en sueños solitarios
con mi sensual y viril caminar
el deseo se te asoma por los ojos
te aprieto con fiereza entre mis brazos,
mis labios
marcan surcos en tus senos,
mi boca te besa en la boca
entretejiendo las lenguas
mezclando nuestras salivas
arremolinándose.
El olor de tu piel
me hace estallar de pasión.
Te entregas
con tierna furia
comprendes este amor de piel
que nos ata.



Eterno domingo
De tus diamantinos ojos
emerge la noche
alojándose en tu piel.
Estos espacios
se llenan con el sabor del hastío
con el olor a domingo.
Respira el silencio
viste la soledad el rito
de ancestrales danzas.
Te trasmutas en sombra.
Si tus llameantes ojos me consumiesen.



La mujer que amé
La mujer que amé
abandonó este reino
tras la huella de Caronte
navegante de milenarias aguas
eterno cargador de almas y penas.
Desde entonces
esta carencia de todo,
este profundo y ancestral dolor
me extermina.
Si sólo pudiese transformar en palabras tu ausencia.



Entre sueños
Entre sueños
besa mis labios.
Con locura,
siento tu lujuria recorrer mi cuerpo.



Mi ciudad
Mi ciudad no es tierra de profetas, es tierra
de hombres atormentados,
castigados por vientos alucinados.
Las mujeres deconocen la soledad
de nuestros corazones.
Aquí la vida se mide por los bares,
los tragos de licor,
los besos de las sibilas, la sensual danza
al compás de la noche.
En el fuerte verano y la sequía,
la tristeza brota de sus edificios,
plazas y avenidas.
Con la lluvia diluviana emerge la más altiva y
silenciosa soledad.



Del libro Me obsequiate la soledad de este mundo. (2007) Premio del Certamen Mayor de las Artes y las Letras 2006.
Contacto: mileibyhernandez@hotmail.com

jueves, 20 de agosto de 2009

El Grupo Nuevo Tramo cumple 30 años



Semblanza de una Vida


Desde que el hombre del mundo occidental tuvo la noción de su intelecto, se considera la poesía como la madre de todas las artes, caso muy fácil de apreciar en el génesis de la tragedia y la comedia griegas, determinantes en la literatura y la cultura occidentales. A su vez, talentosos poetas nos legaron su destreza en la dramaturgia; William Shakespeare, Lope de Vega, Calderón de la Barca y Federico García Lorca confirman esta afirmación. Un buen "hombre de teatro" debe conocer de poesía; "tener alma de poeta". Esa es justamente la razón de esta antología, de esta agrupación; el caso de los poetas en su otro gran mundo: el teatro, la escena... donde las palabras "tocan" al espectador.

Por otro lado, diversas investigaciones sobre la Literatura Venezolna nos indican que los protagonistas en esta obra: los poetas del Nuevo Tramo, constituyen un caso atípico, pues, los grupos literarios en Venezuela no sólo tienen una vida efímera; son de hecho una especie extinta. Pudiese hoy resultar curioso y hasta impertinente hablar de grupos literarios, incluso, quienes los han integrado, los recuerdan como "cosa del pasado" o "etapas importantes, pero ya superadas". En su irreverencia de siempre el CÍRCULO DE ARTE NUEVO TRAMO, de San Carlos, Cojedes, arribó, el 07 de agosto de 2009, a treinta años ininterrumpidos de trabajo escénico y editorial, que le permite convertirse, quizás, en el grupo de mayor tiempo en plena funcionalidad en la historia literaria de la nación.

Los hechos que sustentan este accionar, aun cuando se trate de teatro y literatura, no tienen nada de ficción, es sólo magia social, coherencia y esfuerzo, cuya explicación quisiéramos compartir. En primer lugar, desde antes de su conformación, los forjadores de Nuevo Tramo ya tenían formación estética y de esa, hoy, escasa noción espiritual llamada hermandad, esto gracias a los mentores del grupi, los ya desaparecidos Francisco Frías (padre), Evangelisto Hermoso y Simona de Castro, sin obviar a Héctor Pedreáñez Trejo.

De hecho los pioneros de la agrupación Francisco Javier Frías Vilera, José Daniel Suárez Hermoso, José Rafael Arias y Onías Gustavo Sánchez Barrios, integraban el elenco de filmación de la película "Téofilo" de Félix Agudo. Una disputa estética entre los seguidores de Agudo y estos artistas (el 5 de agosto de 1979, en la Cervecería "El Autódromo") da lugar a la ruptura con una nueva propuesta que nada les decía, el pie a un "Nuevo Tramo".

Luego debe considerarse el factor de su primera y actual sede: la librería "Agua Viva", centro de lectura y bohemia ideal para facilitar la integración e instrucción de los otros seguidores, los cuales, al igual que los fundadores, recibían un estímulo pocas veces mencionado, pero que es determinante en muchas convergencias sociales: el empuje y tesón de la familia.

Debe igualmente entenderse que en ese entonces, los integrantes de Nuevo Tramo tenían un promedio de edad inferior a los veinte años, transcurridos mayormente en una apacible ciudad regida por conductas conservadoras. Todos los integrantes de Nuevo Tramo han pasado más de la mitad de su vida en el seno de esta agrupación; este es un proyecto vital, una escenificación perenne en cuerpo y alma.

Otro factor de jerarquía es el carácter pragmático del grupo, arraigado en la identidad cultural llanera. Se establecían metas de realización inmediata, con líderes naturales, pero sin jefes. Así, cada cual, al tiempo que hacía más fácil la labor del grupo, enseñaba su oficio a otros: el actor servía de utilero, el productor de ayudante del iluminador, el poeta se transformaba en musicalizador; el editor en aseador de baños; el utilero en propagandista; el dramaturgo en taquillero; el maquillador en acomodador de sillas; ... el escenario en propuesta de la poesía.

El pragmatismo de perseguir, alcanzar metas y logros aún sustenta la continuidad misma de la agrupación; las discusiones sobre el "cómo" y "para qué" transcurrían paralelamente a las también largas seseiones de estudio de diversas "escuelas" estéticas; el surrealismo, el teatro pánico, el objetivismo norteamericano, el experimentalismo y el arte de posguerra.

Dada la escasez de recursos y la necesidad de contar con textos de valía surgió en la agrupación la idea de contactar a otras instituciones para conformar una biblioteca. Así, por vía del canje de los "Cuadernos de Difusión Nuevo Tramo" (ocho títulos, impresos en la UNELLEZ- San Carlos) y la revista literaria Nuevo Tramo (cinco volúmenes), se alcanzaron en los años ochenta del pasado siglo, ventajosos intercambios con la revista Poesía de la Universidad de Carabobo; el Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad de Los Andes y el Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad Central de Venezuela.

En un reducido cuarto de mínima ventilación, como una especie de pequeño mundo mágico, se fueron leyendo gloriosas páginas de literatura: Borges, Proust, Meneses, Ramos Sucre. Alguien siempre osaba compartir sus poemas con los lectores, otro espontáneamente desenfundaba algún añejo; el taller de literatura iniciaba su marcha.

Con la biblioteca, que también era oficina, sala de reuniones y depósito, comenzaron las siempre difíciles relaciones con las dependencias culturales del Estado, en aquel tiempo: ODECEC, actualmente ICEC. Ese cubículo le permitió a Nuevo Tramo "apropiarse" del resto de la casa que luego se conocería como Negra Matea; abandonado local que fue refaccionado por estos poetas. Se implementó una sala de teatro al aire libre, una sala de conferencias, camerinos y un espacio para el teatro infantil; fue inaugurada como sede de la agrupación el 20 de junio de 1980.

De inmediato llegaron nuevos inquilinos: la Escuela de Danza que dirigía Simona de Castro y la Escuela de Artes Plásticas a cargo de Jorge Pacheco; las actividades eran frenéticas y sobre todo exitosas. Si bien se privilegiaban las funciones teatrales, no faltaban: charlas, esposiciones, recitales poéticos, bautizos de libros y premiaciones artísticas, todas de entrada libre. Pero había un detalle, Nuevo Tramo no pertenecía al Estado y por esa razón fue desalojado en junio de 1981.

El próximo bastión fue el desaparecido Salón Múltiple "Andrés Bello", el cual ya utilizaba Nuevo Tramo para sus jornadas cinematográficas, funciones teatrales cubiertas con taquilla y recitales de música. En 1989, allí se realizó el X Aniversario de la agrupación, con diez días de recitales, funciones teatrales, exposiciones y mucha bohemia. Tal fue el impacto, que a raíz de este evento se creó la Página Cultural del diario Las Noticias de Cojedes, la de mayor continuidad en el periodismo regional.

Pero, igualmente de esta sede fue expulsado este grupo; afortunadamenteya se había previsto la creación, en 1986, de la Escuela Regional de Teatro del Estado Cojedes, para así conseguir nueva sede. En ese local y tras sucesivas remodelaciones, se construte la Sala "Simona de Castro" y en 1992 la Sala "Simón Bolívar"; ésta desaparece en enero de 2004, para dar paso a la sala-sede de la Compañia Regional de Títeres y Marionetas y coincidencialmente a la sala de lectura y sede del Fondo Editorial Teatro de Venezuela; es decir, un retorno a los orígenes del grupo en cuanto a espacios oficiales. Por suerte, la agrupación retuvo su lugar en la Librería "Agua Viva", donde en fecha reciente fundó la Sociedad de Amigos de la Rocola, tal como fue su comienzo, entre libros y en el ambiente creativo de la bohemia. Es el mito del eterno retorno convertido en realidad.

La Escuela Regional de Teatro con apoyo de Nuevo Tramo generaría otros tres interesantes organismos: la Compañía Regional de Teatro del Estado Cojedes, el Festival Internacional de Teatro del Estado Cojedes y el Fondo Editorial Teatro de Venezuela. Son logros bastante significativos para ser sólo un "asunto de poetas".

El Arte Teatral Nuevo Tramo (1979-1985) realizó nueve montajes para todo público y ciento diez funciones; en teatro infantil se efectuaron seis montajes y sesenta y cuatro presentaciones Prevaleció en su labor la influencia de la comedia y la tragedia griega, cierto aire de teatro del teatro isabelino mezclado con el experimentalismo del teatro pánico en la búsqueda de un lenguaje propio.

Retomando lo relacionado con la difusión literaria, ésta se logra por la instauración del Fondo Editorial Nuevo Tramo y gracias a la edición de las obras de los miembros de la agrupación en otras editoriales; este marco de relaciones abarca instituciones como: el CONAC, el Instituto Internacional del Teatro (ITI-UNESCO), el Instituto Universitario de Teatro, el Encuentro de Escritores Colombo-Venezolano, la Cinemateca Nacional, la Federación de Asociaciones de Escritores de Venezuela y el Teatro Itinerante de Venezuela.

Las estrategias divulgativas abarcan un importante campo en los medios de comunicación y las editoriales regionales, en la coordinación de ediciones, intercambios, recitales, ferias del ibro y donaciones a bibliotecas y centros culturales de reconocido prestigio. Esto por supuesto no es todo, pues en cinco lustros de permanentes e injustos "ajustes y desajustes" de las políticas culturales (¿?) del municipio, el estado y la Nación, han sido muchas las batallas libradas, con sus correspondientes victorias (gracias a nuestros amigos) y derrotas, que han marcado nuestra labor, circunstancias, que probablemente influyan en la poesía de Nuevo Tramo, nutrida igualmente, por la ciudad madre; San Carlos, por la bohemia y el amor.

En la vinculación entre teatro y poesía tal como aquí se plantea, destaca el Concurso Literario Nacional "Nuevo Tramo" (1981) en las menciones de cuento, poesía y teatro, realizado además en su respectiva versión estudiantil para el estado Cojedes, en 1980, 1981 y 1982. En 1980 Nuevo Tramo creó el Premio Regional de la Escena (cuatro ediciones) para reconocer el trabajo de músicos, escritores y teatreros. Entre octubre de 1984 y marzo de 1985, Luis Enrique Frías e Isaías Medina López dirigen una página literaria dominical (35 entregas) en el diario Última Hora de Acarigua, Portuguesa, para la divulgación de textos poéticos, del teatro y dibujos. Igual resalta la presentación de textos poéticos en performance (obra de teatro realizada sobre un poemario, con una sola representación) creada por el mismo poeta, quien luego también participara como actor en el montaje.

La primera muestra póetica colectiva de Nuevo Tramo fue una publicación en multígrafo denominada "Cuaderno Literario" (noviembre de 1979). Posteriormente en las páginas literarias de los diarios Última Hora (Acarigua, 1980), El Impulso (Barquisimeto, 1981) y Las Noticias de Cojedes (1985) se re-editó, revisada y mejorada una compilación anual de textos. En 1987, la revista Parángula (UNELLEZ, Barinas) publicó una selección que sirvió de base para el texto ANTOLOGÍA POÉTICA "NUEVO TRAMO" 1979-1988 (Fondo Editorial de las Letras Cojedeñas, 1988). En 1999, se publica: POEMAS A SAN CARLOS DE LOS POETAS DE NUEVO TRAMO (1979-1999): 20 AÑOS DE RESISTENCIA (Editorial Nuevo Tramo). Y, en 2004, aparece: ANTOLOGIA POETICA DE NUEVO TRAMO. LOS POETAS EN EL TEATRO. (Fondo Editorial Teatro de Venezuela/Escuela Regional de Teatro del Estado Cojedes/CONAC).

De esas publicaciones quedaron importantes registros en periódicos como El Nacional, El Mundo, El Diario de Caracas, El Nuevo País, Tribuna Popular y revistas como: La Espada Rota (Caracas), Tahona (mérida), Estría (Maracay), Principia (UCLA, Barquisimeto), La Oruga Luminosa (San Felipe), Caribana (Cumaná), Poesía de Venezuela (Caracas) y la revista de Literatura Hispana de la Universidad de Colorado en Estados Unidos de América.

Cuando ya es inminente la subida del telón y mientras los poetas dan los últimos repasos a sus personajes, sentimos el pápito acelerado en este peculiar camerino, donde hoy no habrá ningún tipo de maquillaje, ni vestuarios envolventes, ni mucho menos efectos especiales; estamos ante el encuentro de estos poétas sancarleños nacidos entre 1958 y 1970, maestros y alumnos en su propia agrupación, organizados en una obra única, pero con una escena donde se plasma el perfil e identidad individual; la intención clara es hacer una voz común pero de variadas resonancias.

Según lo propone el guión y tal como lo evidencian los ensayos, los poetas y sus textos aparecerán poco a poco, en la medida de nuestras posibilidades. esperamos que los parlamentos de cada poeta no se conviertan en un monólogo; deseamos la convergencia espiritual del diálogo que da la lectura, esa que procede cuando el lector en su butaca enciende los reflectores de su corazón.



Luis Enrique Frías Vilera.
San Carlos, 2 de abril de 2004
Contacto: mileibyhernandez@hotmail.com